Rafa Barreto
Contacto
E-mail:
info@rafabarreto.es
Calendario
octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
©Grupo RafaBarreto SL · C.I.F B76683408

De la conversación que tuve con Pedro Fleitas, se puede escribir un libro entero. Estábamos hablando sobre los objetivos que cada persona o negocio pudiera tener. Le describí un proceso por el cual se definen de una manera concreta, sin emociones.

El me preguntó dónde dejaba las emociones… a caso no se tomaban en cuenta? La respuesta podría haber sido un : “ Si y no”. Las personas altamente inteligentes, pero con una inteligencia emocional baja, cometen muchos errores. En aviación pasa lo mismo. No puedo tomar una decisión basada en mis emociones porque me puedo equivocar. Con los objetivos pasa algo parecido… y voy a explicar por qué.

El proceso en cuestión es SMART (inteligente) en español lo ponen como MARTE, pero son la misma cosa.

Me gustan este tipo de cosas porque en aviación hacemos lo mismo. Tenemos acrónimos para todo. DODAR, FADEC y un largo etc…(también los explicaré) y curiosamente esto se puede aplicar tanto en nuestra vida como en las empresas… se sigue un proceso lógico.

S —> Specific. Específico. Tiene que estar definido con precisión, si no no sirve. Un objetivo no puede ser, ganar más de lo que gano ahora. Por qué? Muy sencillo. Si yo ganara 1000€ / mes… con que ganara 1001€ ya estaría conseguido el objetivo y no creo que es de eso de lo que se trate. Tampoco puede ser un estado emocional por dos motivos:  Primero, quiero ser feliz. Según el PNL nosotros tenemos el poder de acceder a un estado emocional de forma instantánea, ahora, ya. Segundo, cómo mido que soy feliz? Cómo se que he llegado? Lo que nos lleva al siguiente punto del proceso

M—> Measurable. Medible. Tengo que ser capaz de saber si lo he conseguido o no. Si mi objetivo fuera ganar 5000€ / mes… esa cantidad la vería en mi cuenta bancaria, esa sería una evidencia de que lo he conseguido. Ahora bien… Para solidificar este objetivo tengo que ponerme en un estado emocional en el momento que lo he conseguido. Es decir. ¿Qué es lo que veré, oiré, sentiré y me diré a mí mismo cuando lo consiga? Es más, ¿puedo imaginármelo ahora como si ya lo hubiera conseguido? Eso crea un estado emocional que ancla el objetivo con el estado emocional, pero no significa que seamos felices y que lo hayamos conseguido. Simplemente es una estrategia. Esto último también nos lleva al siguiente paso.

A —> Achievable. Alcanzable. ¿Es realista? ¿Por qué no ser ambiciosos? Quiero ganar 1.000.000 al mes. A no ser que seamos el lobo de wall street, que hacía cosas ilegales, no parece que este objetivo sea alcanzable, al menos por ahora… quien sabe igual se te ocurre un producto o servicio innovador y lo consigues, pero esto también tiene que ser puesto como objetivo. Lo bueno sería empezar primero por 1000 al mes… luego 2000.. etc… ser ambicioso es bueno, pero tenemos que ser ecológicos también. Concepto que explicaré en otro post.

R —> Relevant. Relevante. ¿Por qué tengo este objetivo? Esta es la pregunta que deberíamos hacernos. ¿Está alienado con mis valores fundamentales, con mi misión y la visión que tengo para mi vida?¿Si las empresas hacen esto de la misión y visión y los valores… por qué yo no?

T —> Time. Tiempo. El objetivo no puede escribirse así… “…. Y ya si eso, en algún momento entre el 2021 y el 2030….” El motivo es simple… si no ponemos una fecha de caducidad… se diluye, pierde fuerza. Como todo en la vida… todo tiene una fecha de caducidad…. Nosotros solo tenemos que fluir con la naturaleza.

Y por último… este objetivo tiene que estar escrito. Y tiene que estar visible. Cada vez que te despiertes es lo primero que ves. El motivo… también muy sencillo…. Si lo guardas, será un deseo, un tesoro… que nadie encontrará.

Deja un comentario